lunes, 3 de noviembre de 2008

La Acumulacion Originaria: Karl Marx

Luis Vazquez
matr. 84311

La acumulación originaria
Karl Marx
MARX: Ve al hecho social como la disociación de los obreros con la tierra.
Critica el punto de vista de la economía clásica con respecto a la acumulación originaria, la cual sostiene que en otros tiempos, mientras que una parte de la población reducida trabajaba y ahorraba inteligentemente, la otra se dedicaba a holgazanear y derrochar cuanto tenían y aún mas.
Debido a esto se puede entender, como los primeros pudieron ahorrar y acumular riquezas, mientras que los segundos quedaron sin nada, lo cual llevo a la riqueza a concentrarse en pocas manos y permitió dar el primer impulso al modo capitalista.
Este autor afirma que en la historia real "La violencia juega un papel fundamentalmente importante".
El campesino se vio obligado dada la situación y también mediante Leyes terroristas y a fuerza de violencia, a encajarse a la disciplina que exigía el sistema de trabajo asalariado.
Se va formando una clase obrera sometida a estas nuevas exigencias del régimen de producción.
La constante exigencia de una superpoblación, mantiene la Ley de la oferta y demanda del trabajo a tono con las necesidades de explotación del capital y la presión sorda de las condiciones económicas sella el poder de mando del capitalista sobre el obrero, mientras tanto la Burguesía va ascendiendo, todavía utiliza el poder del Estado para regular salarios dentro de los límites que convienen a los fabricantes de plusvalía así como también para alargar la jornada de trabajo y mantener al obrero en el grado de subordinación normal.
Tanto en la ciudad como en el campo había una cierta afinidad social entre patronos y obreros, el régimen de producción no presentaba aún un carácter específicamente capitalista.
El capital variable predominaba considerablemente sobre el capital constante a esto se debe que la demanda de trabajo asalariado crecía rápidamente con cada acumulación de capital seguida lentamente por la oferta.
No bastaba que las condiciones de trabajo cristalicen en uno de los polos como capital, y en el polo contrario como hombres que no tienen nada que vender, mas que su fuerza de trabajo.
La estructura económica de la sociedad capitalista brotó de la estructura económica de la sociedad feudal.
Anteriormente el obrero no pudo disponer de su persona, hasta que no dejó de vivir sujeto a la gleba y ser esclavo o siervo del señor feudal.
Los grandes señores feudales levantándose tenazmente contra la monarquía, y el parlamento, crean un proletariado incomparablemente mayor al arrojar violentamente a los campesinos de las tierras que cultivaban y sobre los que tienen los mismos títulos jurídicos feudales que ellos y al usurparles sus bienes comunes. Las casas de los campesinos y las viviendas de los obreros fueron violentamente arrasadas o entregadas a la ruina.
Durante el transcurso del siglo XV, la inmensa mayoría de la población se componía de campesinos libres, dueños de la tierra que trabajaban, cualquiera que fuese la etiqueta feudal bajo la que ocultasen su propiedad. En las grandes fincas señoriales, el Bailiff (bailio), antes siervo, había sido desplazado por el arrendatario libre.
Los jornaleros agrícolas eran en parte campesinos que aprovechaban su tiempo libre para trabajar a sueldo de los grandes terratenientes y en parte una clase especial, relativa y absolutamente poco numerosa, de verdaderos asalariados. También estos eran a la par que jornaleros, labradores independientes, puesto que además del salario, se les daba caza y labranza
El movimiento histórico que convierte a los productores en obreros asalariados representa la liberación de la servidumbre, estos trabajadores recién emancipados solo pueden convertirse en vendedores de si mismos. La esclavización no hizo mas que cambiar de forma, la explotación feudal se convirtió en explotación capitalista, grandes mazas de hombres se ven despojados repentina y violentamente de sus medios de producción para ser lanzados al mercado de trabajo como proletarios libres y privados de todo medio de vida.
El arrendatario va naciendo de forma lenta a lo largo de muchos siglos, en Inglaterra la forma bajo la que se presenta el arrendatario es la de siervo, durante la segunda mitad del siglo XVI, es sustituido por un colono al que el Sr. de la tierra provee de simiente, ganado y aperos de labranza, pronto se convierte en aparcero, el pone una parte del capital agrícola y el propietario la otra, los frutos se reparten según la proporción fijada en el contrato. Desaparece esta forma para ceder el puesto a la del verdadero arrendatario, que explota su propio capital, empleando obreros asalariados y abonando al propietario, como renta, en dinero o en especie, una parte del producto excedente. La revolución agrícola del último tercio del siglo XV, enriquece al arrendatario, con la misma celeridad con que empobrece al campesino. La usurpación de los pastos comunales, etc., le permite aumentar casi sin gastos su contingente de ganado, al paso que este le suministra abono mas abundante para cultivar la tierra. Antes la familia campesina, producía y elaboraba los medios de vida y las materias primas, que luego eran consumidas, en su mayor parte y ella misma, pues bien estas materias primas y estos medios de vida se convierten ahora en mercancías, vendidas por los grandes arrendatarios, que encuentran su mercado en las manufacturas.
El descubrimiento de los yacimientos de Oro y Plata de América, la cruzada de exterminio de esclavización y sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo de la indias orientales, la conversión del continente Africano en casadero de esclavos negros, son todos hechos que señalan los albores de la era de producción capitalista.
La expropiación del productor directo se lleva a cabo con el mas despiadado vandalismo y bajo el acicate de las presiones mas infames, mas sucias, mas mezquinas y mas odiosas. La propiedad privada fruto del propio trabajo y basada por así decirlo, en la compenetración del obrero individual e independiente con sus condiciones de trabajo, es devorada por la propiedad privada capitalista, basada en la explotación de trabajo ajeno, aunque formalmente libre.
Una vez que este proceso de transformación corroe suficientemente, en profundidad y en extensión , la sociedad antigua: una vez que los trabajadores se convierten en proletarios y sus condiciones de trabajo en capital: Una vez que el régimen capitalista de producción, se mueva ya y por sus propios medios, el rumbo ulterior de la socialización del trabajo y de la transformación de la tierra y demás medios de producción explotados socialmente, es decir, colectivos, y por lo tanto la marcha ulterior de la expropiación de los propietarios privados, cobra una forma nueva.
Ahora ya no se trata de expropiar al trabajador independiente sino de expropiar al capitalista explotador de numerosos trabajadores.
Paralelamente con esta centralización del capital o expropiación de muchos capitalistas por unos pocos, se desarrolla en una escala cada vez mayor la forma cooperativa del proceso de trabajo, la aplicación técnica consiente de la ciencia, la explotación sistemática y organizada de la tierra, la transformación de los medios de trabajo en medios de trabajo utilizables solo colectivamente, la economía de todos los medios de producción al ser empleados como medios de producción de un trabajo convinado social, la absorción de todos los países por la red del mercado mundial y como consecuencia de esto, el carácter internacional del régimen capitalista.
El sistema de apropiación capitalista que brota del régimen capitalista de producción y por tanto la propiedad privada capitalista es la primera negación de la propiedad privada individual, basada en el propio trabajo. Esta no restaura la propiedad privada ya destruida, sino una propiedad individual que recoge los progresos de la era capitalista. Una propiedad individual basada en la cooperación y en la posición colectiva de la tierra y de los medios de producción producidos por el propio trabajo.