jueves, 4 de septiembre de 2008

Smith. Valor y Precio. La teoría de la distribución (salario, ganancia y renta). Trabajo productivo y trabajo improductivo. Thania Castaneda 86081.

La exposición de Smith sobre el valor puede ser fácilmente presentada a partir de cuatro distinciones de desigual importancia: valor de uso/valor de cambio, precio real/precio nominal, trabajo exigido/trabajo incorporado y precio natural/precio de mercado.

La distinción valor de uso/valor de cambio ya se encuentra en Quesnay. Smith la hace claramente suya:

Debemos advertir que la palabra valor tiene dos significados diferentes, pues a veces expresa la utilidad de un objeto particular, y, otras, la capacidad de comprar otros bienes, capacidad que se deriva de la posesión del dinero. Al primero lo podemos llamar “valor de uso”, y al segundo, “valor de cambio”

Acerca del valor de cambio, la posición de Smith parece bastante compleja. Sin embargo, al definir el precio real, Smith escribe al mismo tiempo:

El precio real de cualquier cosa, lo que realmente le cuesta al hombre que quiere adquirirla, son las penas y fatigas que su adquisición supone. Lo que realmente vale para el que ya ha adquirido y desea disponer de ella, o cambiarla por otros bienes, son las penas y fatigas de que lo libraran, y que podrá imponer a otros individuos

En primer texto, el trabajo parece funcionar como un equivalente: teniendo un valor sirve de medida para los otros valores intercambiables. En el segundo texto, el trabajo aparece más bien como la fuente o la sustancia del valor: hace más que medir ya que determina la cantidad de valor.
A los ojos de Smith el trabajo es una perfecta medida del valor de las mercancías porque constituye un patrón invariable:

Por consiguiente el trabajo, al no cambiar nunca de valor, es el único y definitivo patrón efectivo, por el cual se compran y estiman los valores de todos los bienes, cualesquiera, que sean las circunstancias de lugar y de tiempo

Por lo tanto el precio real será el precio expresado en trabajo y hay que distinguirlo del precio nominal, o precio expresado en dinero. La expresión de los precios en dinero es tramposa. El valor venal de Quesnay es, entonces, rechazado. No puede servir de base de estimación en razón de la variabilidad de los metales preciosos.

Pero, ¿no se podría sostener, cuando varía la cantidad de trabajo que permite exigir una cierta cantidad de oro, que es el valor del trabajo y no el del oro que se modifica? Smith se presenta la obligación objeción a sí mismo. La rechaza en términos extremadamente ambiguos:


Pero, aunque para que el trabajador siempre tenga igual valor idénticas cantidades de trabajo, no ocurre así con la persona que lo emplea, pues para ella tiene unas veces más, y, otras, menos valor. Las compras, en unas ocasiones, con una mayor cantidad de bienes, y en otras, con menor cantidad de los mismos, por lo cual se hace la idea de que el precio del trabajo varia como el de todas las demás cosas, siendo unas veces caro y otras barato. En realidad, son los bienes los que son caros o baratos, en un caso o en otro
Smith continúa declarando que el precio real del trabajo "consiste en la cantidad de cosas necesarias y cómodas que se dan para pagarlo", pero que ahí se trata de una "aceptación vulgar".
Si bien parece nítidamente que el trabajo tiene un lugar privilegiado en el seno de las mercancías, se tiene cierta dificultad para precisar este estatuto.
La ambigüedad que acaba de ser expuesta se va a encontrar expresada en la distinción entre trabajo incorporado y trabajo exigido.
El precio real está definido por la cantidad de trabajo que se debe gastar para producir la mercancía, es decir, por la cantidad de trabajo incorporado en ella.

Entonces, el precio real está definido por la cantidad de trabajo que se debe gastar en producir la mercancía, es decir, por la cantidad de trabajo incorporado en ella.

Lo que le interesa a Smith no es cualquier precio real, sino el precio natural por posición al precio de mercado.

El precio de mercado es el precio al cual se venden efectivamente las mercancías en un monto dado. El precio natural es el precio de los tres componentes que lo forman remunerados a tasas naturales.
___________________________________________________________________
La teoría de la distribución

En este plano de la distribución donde debemos encontrar la respuesta a la interrogante de la determinación de los precios, hay que examinar tres elementos: salarios, ganancias y renta.

El salario.

Smith, cuando habla de la determinación del nivel de salario indica:

(…) se entiende por salario del trabajo aquella recompensa que se otorga
cuando el trabajador es una persona distinta del propietario del capital que
emplea al obrero

El razonamiento de Smith esboza a grandes rasgos el enfrentamiento de los asalariados y los empleadores:
El operario desea sacar lo más posible, y los patronos dar lo menos que puedan. Los obreros están siempre dispuestos a concentrarse para elevar los salarios, y los patrones para rebajarlos

Lo que le permite llegar a la acción, en general decisiva, de los patrones y, de esta manera, al establecimiento de los salarios al nivel más bajo posible.

Lo que interesa aquí no es la dispersión de los salarios sino, más bien, la afirmación de su uniformidad. Con mayor precisión las diferencias en las que Smith se interesa son permanentes, estables en sus proporciones y no susceptibles a ser puestas en tela de juicio por la competencia:
las cinco circunstancias siguientes son las que, a juicio mío, influyen principalmente para que unos empleos procuren pequeñas ganancias pecuniarias, y contrapesan una mayor en otros: primero, lo agradable o desagradable de los empleos; segundo, la facilidad y baratura, o bien lo costoso y difícil del aprendizaje; tercero, la permanencia o eventualidad de la ocupación; cuarto, la mayor o menor confianza que depositamos en quienes practican, y quinto, la probabilidad o incertidumbre de éxito

Entonces, la escala de salarios permite tener cuenta de todos estos factores. De esta manera, más allá de la diversidad de los trabajos humanos se afirma su unidad fundamental, lo que permite su comparación, homogenización: se trata de trabajo asalariado que en tanto tiene un precio único, o lo que es lo mismo, una estructura de precio constante.

La ganancia

La economía política anterior a Smith parece absolutamente incapaz de pensar científicamente en el funcionamiento de la sociedad que se desarrolla entonces sobre la base del empleo cada vez más importante de trabajo asalariado. La ganancia, confundida en la renta en Petty, no útilmente distinguida del salario en Cantillon, mal desprendida de la ganancia comercial en Steuart, no aparece como un ingreso especifico. Que sea el ingreso de un grupo particular, los empresarios, no basta para integrarla en el pensamiento económico, si puede ser pensada como una "o renta" o una "especie de salario".

Smith hace entrar el concepto de la ganancia marcando su diferencia con los demás ingresos. Primero distinguirá la ganancia de la renta, caracterizando esta última como un ingreso de monopolio, el de los terratenientes sobre la tierra; luego, Smith, distingue sobre todo la ganancia del salario. El criterio al que recurre no es ni la importancia de del ingreso, ni su carácter más o menos seguro, ni ninguno de los rasgos más aparentes de los ingresos de los empresarios: lo que distingue la ganancia del salario es la ley específica de la determinación de su magnitud. A este respecto, el texto siguiente nos parece capital:
Habrá acaso quien se imagine que estos beneficios del capital son tan solo un nombre distinto por los salario de una particular especie de trabajo, como es el de inspección y dirección. Pero son cosa completamente distinta, regulándose por principios de una naturaleza especial, que no guardan proporción con la cantidad, el esfuerzo o la destreza de esta supuesta labor de inspección y de dirección. Los beneficios se regulan enteramente por el valor del capital empleado y son mayores o menores en proporción a su cuantía

La renta

Se encuentra la idea de que la renta es un monopolio, cuyo fundamento hay que buscar en el hecho de que la tierra no es producida y no es producible:


En consecuencia, la renta de la tierra, considerada como un precio que se paga por su uso, es naturalmente un precio de monopolio. No guarda proporción con las mejoras que el propietario pudiera haber hecho de ella, ni con lo que la tierra puede rendir, sino mas bien con lo que el colono esté dispuesto a dar
Por esta razón la determinación de la renta debe obedecer a una ley sencilla:


La renta considerada como el precio que se paga por el uso de la tierra, es naturalmente el precio más elevado que el colono se halla en condiciones de pagar en las circunstancias en que la tierra se encuentra

Trabajo productivo y trabajo improductivo

El trabajo es productivo cuando produce un valor neto. En Smith, en lugar de aparecer este valor neto bajo forma de renta, se presenta bajo forma de ganancia, en razón de la norma de distribución que se enuncia: uniformidad de las relaciones precio del excedente/precio de los medios de producción adelantados. Entonces, es productivo el trabajo que desemboca en una producción de ganancia y, por consiguiente, es productivo el trabajo que se intercambia contra capital.

El trabajo productivo no es la fuente de la ganancia; es el trabajo que se intercambia contra capital, dando este una ganancia en virtud de cierta norma de distribución.
En cambio, el trabajo improductivo no se cambia contra capital, sino contra ingreso:

Cualquier porción del capital empleado por el hombre en este concepto, espera siempre poder recuperarlo con un beneficio. Lo emplea, por consiguiente, en mantener manos productivas solamente, y después de haberle servido a él como capital, constituye un ingreso para aquellos. Ahora bien, cuando emplea una porción de su capital, cualquiera que sea, en mantener manos no productivas, desde aquel momento la retira de su capital para ser situada en el fondo que se reserva para el consumo inmediato

En otras palabras, la distinción del trabajo productivo/trabajo no productivo recubre la distinción trabajo asalariado por el capital/otro trabajo. Esta oposición es importante: el trabajo productivo es el trabajo realizado en relaciones producción-capitalista mientras que el trabajo no productivo representa la actividad que se ejerce dentro de modos de producción diferentes, que coexisten con el modo de producción capitalista.

Excedente y Reproduccion. Jean Cartelier. Ed. Fondo de Cultura Economica, Mexico 1986, 364 paginas